22/2/11

¿Qué son las escaras?





Escara

Zonas donde más frecuentemente se producen escaras.
Zonas donde más frecuentemente se producen escaras.
La escara en sí es un tejido cutáneo desvitalizado cuyo componente principal es la piel y a veces el tejido subyacente, que se tornan duros, secos y de un color blanco perlado, grisáceo o negruzco.
Las úlceras por presión o por decúbito que, se les denomina erróneamente escaras, por tener en algún momento de su evolución un tejido con las características anteriormente señaladas.
Por definición, estas son lesiones ulcerosas de profundidad variable, localizadas en diversas áreas del cuerpo, sometidas a presión continua y poca o ninguna movilidad por un tiempo prolongado.
Su aspecto clínico depende del estado evolutivo en que se encuentren, variando desde el simple enrojecimiento de la piel y ampolla, hasta la escara, que se desprende y deja un tejido propiamente ulceroso.
Estas lesiones han sido descritas en la literatura médica desde que aparecieron los primeros tratados de Medicina.

Tabla de contenidos

 [esconder]


Los factores más importantes, que son pacientes confinados por diversas causas a la cama o silla de ruedas, en especial los pacientes que sufren de inmovilidad secundario a un accidente vascular encefálico.
Otros son : la mala nutrición, incontinencia fecal y urinaria, fracturas.
A nivel de la comunidad : destacan el tabaquismo, piel seca y descamativa, inactividad y la edad avanzada por sí sola; es porque el fenómeno del envejecimiento trae consigo una serie de cambios que facilitan la formación de úlceras :
  • Regeneración epidérmica más lenta.
  • Disminución de la cohesión de las células epiteliales.
  • Menor densidad de vasos sanguíneos dérmicos.
  • Menor percepción del dolor.
  • Adelgazamiento de la dermis.
  • Trastornos a nivel de la formación y regeneración del colágeno y tejido elástico.
  • Menor reserva de ácido ascórbico que determina una mayor fragilidad capilar.



Las escaras, llagas o úlceras por contacto resultan de una presión constante que daña la piel y los tejidos debajo de la misma. Las escaras varían en gravedad desde las leves (cuando la piel se enrojece un poco), hasta las severas (úlceras profundas que llegan hasta el músculo y el hueso).
La presión constante en la piel oprime pequeños vasos sanguíneos que proveen a la piel de nutrientes y oxígeno. Cuando la piel no recibe nutrientes y oxígeno por un tiempo, los tejidos se mueren y se forma una úlcera. El enrojecimiento de la piel que desaparece en cuanto se quita la presión es normal.
También existen otros factores. Si una persona se desliza en la cama o en una silla, los vasos sanguíneos se estiran y esto puede causar llagas por contacto. Incluso una breve fricción puede causar leves úlceras.

Las escras se forman en las áreas del cuerpo en donde el hueso presiona fuertemente a la piel y el tejido contra una superficie exterior. Esto puede suceder cuando las partes huesudas (en donde los huesos sobresalen del cuerpo) están en contacto con otras partes del cuerpo, con un colchón o con una silla.
Las personas que deben guardar cama presentan escaras en la parte baja de la espalda debajo de la cintura (el sacro), en el hueso de la cadera (trocánter), y en los talones. Las personas en sillas o sillas de ruedas presentan llagas dependiendo de la posicion en que se sientan. Las escaras por contacto también se pueden presentar en las rodillas, los tobillos, los omóplatos (parte de atrás del hombro), la parte de atrás de la cabeza y la columna vertebral.
Los factores que contribuyen al desarrollo de estas escaras son el estar reducidos a cama o silla, no poderse mover, falta de control de orina o excremento, mala nutrición, o falta de lucidéz mental. Su riesgo de sufrir depende del número y gravedad de los factores que contribuyen a la formación de úlceras.

1. Estar reducida a cama o a silla. 
Si debe permanecer en cama, en una silla, o silla de ruedas, su riesgo puede aumentarse.
2. Falta de actividad.
Si no puede moverse o cambiar de posición sin ayuda, tiene mayor riesgo. Personas en estado de coma, las que están paralizadas, o las que se han fracturado la cadera, tienen mayor riesgo. El riesgo disminuye cuando las personas se pueden mover por si mismas.
3. Falta de control de orina o excremento.
Hay mayor riesgo de padecer escaras por contacto si no puede mantener la piel limpia de orina, excremento o sudor, ya que la humedad puede irritar la piel.
4. Mala nutrición. 
Si no puede mantener una alimentación adecuada, la piel no recibirá los nutrientes necesarios para mantenerse sana.
5. Falta de lucidéz mental. 
Cuando las capacidades mentales disminuyen, la persona no puede hacer lo necesario para evitar las llagas.

RECOMENDACIONES:
El cuidado de la piel
Se debe revisar la piel por lo menos una vez al día. Preste especial atención a cualquier área que permanezca enrojecida después de cambiar de posición.
Debe limpiarse la piel tan pronto se ensucie. Limpiar la piel con un trapo o esponja suave reduce la posibilidad de lastimarla.
Dése un baño cuando sea necesario por razones de higiene o para ayudarlo a sentirse más cómodo. Si prefiere o necesita un baño o ducha diario, debe tomar más precauciones para reducir la irritación y resequedad de la piel. Use agua tibia (no caliente) y un jabón suave.
Para prevenir la resequedad de la piel:
  • Use cremas o aceites
  • Evite el aire frío o seco.
Evite que la humedad de la orina, el excremento, el sudor o la supuración (pus) de una herida esté en contacto con la piel. Frecuentemente se puede dar tratamiento para la incontinencia urinaria.
Cuando la humedad no se puede controlar:
  • Se deben usar toallas sanitarias o prendas interiores que absorban la orina y cuya superficie se seque rápidamente para que la humedad no esté en contacto directo con la piel del paciente.
  • También puede ser útil usar un ungüento o una crema que proteja a la piel de la orina, el excremento o la supuración (pus) de una lesión.
Cómo proteger a la piel de las lesiones
Evite masajes de la piel en las partes huesudas de su cuerpo (en donde sobresalgan los huesos).
Limite la presión en las partes del cuerpo en donde sobresalgan los huesos. Esto lo puede lograr cambiando de posición.
  • Si está en cama, debe cambiar de posición por lo menos cada 2 horas.
  • Si esta en una silla, debe cambiar de posición por lo menos cada hora. (Si usted mismo puede cambiar su posición, hágalo cada 15 minutos).
Reduzca la fricción asegurándose que cuando lo cambien de posición lo levanten, en vez de que lo halen. La fricción puede desprender la capa exterior de la piel y dañar los vasos sanguíneos debajo de esta. Existen aparatos especiales que se pueden colocar encima de la cama de hospital para hacer más fácil el cambiarlo de posición. Las enfermeras u otras personas que le ayuden a cambiar de posición, pueden usar sábanas o aparatos especiales para levantarlo. Para evitar el daño a la piel por la fricción, también pueden cubrir su piel con maizena ("corn starch").
Evite sentarse en cojines en forma de anillo. Estos cojines pueden aumentar su riesgo de desarrollar llagas porque reducen el flujo de la sangre y pueden hacer que se inflamen los tejidos.
Para las personas que deben guardar cama:
  • Existen colchones (camas) especiales rellenos de espuma, aire, gelatina o agua que ayudan a prevenir las llagas por contacto. El costo y eficacia de estos productos varía, así es que es importante que hable con su doctor o enfermera para que le recomienden el colchón más apropriado para usted.
  • La cabecera de la cama debe elevarse muy poco y por corto tiempo, si es necesario debido a su condición de salud y otras restricciones. Cuando la cabecera se eleva más de 30 grados, usted se puede deslizar hacia abajo, dañando a la piel y a los pequeños vasos sanguíneos.
  • Debe usar almohadas o cojines en forma de cuña para evitar que se rocen sus rodillas y sus tobillos.
  • Cuando se acueste de lado, evite apoyarse directamente sobre el hueso de la cadera. También debe tratar de acostarse en una posición en la que el peso y la presión se distribuyan en todo el cuerpo. Las almohadas pueden facilitar esto.
  • Si está totalmente inmóvil, le pueden colocar almohadas bajo sus piernas, de la mitad de la pantorrilla hasta el tobillo. Esto ayuda a evitar que los talones toquen la cama. Que nunca le coloquen almohadas detrás de las rodillas.
Para las personas en sillas o sillas de ruedas:
  • Para aliviar la presión, debe usar cojines rellenos de espuma, gelatina o aire. Pregúntele a su médico o enfermera cuáles son los apropriados para usted. Evite sentarse en cojines en forma de anillo.
  • No permanezca sentado sin cambiar, o que le cambien, de posición.
  • Es importante que se sienta cómodo y mantenga una buena postura.
Una buena alimentación
Las proteínas y calorías son muy importantes para mantener una buena alimentación y reducir la probabilidad de que desarrolle llagas por contacto.
Si no puede comer una dieta normal, hable con su médico sobre suplementos nutritivos que pudieran ser indicados en su caso.
Mejorar la capacidad de movimiento  http://salud.cibercuba.com/las_temibles_escaras_como_prevenirlas





Prevención de las úlceras de decúbito

Cambios posturales

Para aliviar y eliminar la compresión de los puntos de apoyo, es imprescindible realizar cambios posturales, manteniendo lo más correcta posible la alineación del cuerpo y estudiando detenidamente la forma de reducir los efectos de la presión prolongada sobre las eminencias óseas.

Realice cambios posturales:

  • Cada 2-3 horas a los pacientes encamados, siguiendo una rotación programada e individualizada.
  • En periodos de sedación se efectuarán movilizaciones horarias. Si puede realizarlo autónomamente, enseñe al paciente a movilizarse cada quince minutos (cambios de postura y/o pulsiones).

Decúbito Supino

Prevención de escaras: evitar roces mediante colocación de almohadas.Se acolchará con almohadas de la manera siguiente:
  • Una debajo de la cabeza
  • Una debajo de los gemelos
  • Una manteniendo la posición del pie
  • No se debe producir presión sobre talones, cóccix, sacro, escápulas y codos.
  • Apoyar las rodillas en posición ligeramente flexionada (evitando la hiperextensión), codos estirados u manos en ligera flexión. Las piernas deben quedar ligeramente separadas.
  • Evitar la rotación de la rodilla y la flexión plantar del pie.

Decúbito Lateral:

Se acolchará con almohadas de la forma siguiente:
  • Una debajo de la cabeza.
  • Una apoyando la espalda.
  • Una separando las rodillas y otra el maléolo externo de la pierna inferior.
  • Una debajo del brazo superior.
No se debe producir presión sobre:
  • Orejas, escápulas, costillas, crestas ilíacas, trocánteres, gemelos, tibias y maléolos.
  • Las piernas quedarán en ligera flexión con la pierna situada en contacto con la cama, ligeramente atrasada con respecto a la otra.
  • Si la cabecera de la cama tiene que estar elevada, no excederá de 30.

Posición sentada:

Se acolchará con almohadas de la forma siguiente:
  • Una detrás de la cabeza.
  • Una debajo de cada brazo.
  • Una debajo de los pies.
No se debe producir presión sobre:
Omóplatos, sacro y tuberosidades isquiáticas.
En pacientes que pueden levantarse al sillón o realizar algún movimiento en la cama, se deberá ayudar y animar a realizar movimientos activos, colocar soportes y asideros que faciliten su movilización.
Subir al menú

Cuidados específicos:

Piel

Examine el estado de la piel al menos una vez al día, teniendo en cuenta especialmente:
  • Prominencias óseas: sacro, talones, caderas, tobillos, codos.
  • Zonas expuestas a humedad (por incontinencia, transpiración, estomas, secreciones)
  • Detectar la presencia de sequedad, excoriaciones, eritema, maceración, fragilidad, temperatura, induración.
  • Mantenga la piel del paciente en todo momento limpia y seca.
  • Utilice jabones o sustancias limpiadoras con potencial irritativo bajo.
  • Lave la piel con agua tibia, aclare y realice un secado meticuloso sin fricción.
  • No utilice sobre la piel ningún tipo de alcoholes (de romero, tanino, colonias, etc.).
  • Aplique cremas hidratantes, procurando su completa absorción.
  • Valore la posibilidad de utilizar productos con ácidos grasos hiperoxigenados en las zonas de riesgo de desarrollo de úlceras por presión cuya piel esté intacta, como por ejemplo, el aceite de rosa de mosqueta.
  • Preferentemente se utilizará lencería de tejidos naturales.
  • No realice masajes directamente sobre prominencias óseas.
  • Dedique una atención especial a las zonas donde existieron lesiones por presión con anterioridad, al presentar un elevado riesgo de aparición de nuevas lesiones recurrencia.

Exceso de Humedad: Incontinencia, transpiración

Valore y trate los diferentes procesos que puedan originar un exceso de humedad en la piel del paciente: incontinencia, sudoración profusa, drenajes y exudado de heridas.
Para ello puede utilizar productos barrera que no contengan alcohol y que protegen contra exudados y adhesivos.

Manejo de la presión

Para minimizar el efecto de la presión como causa de úlceras por presión habrán de considerarse cuatro elementos: la movilización, los cambios posturales, la utilización de superficies especiales de apoyo y la protección local ante la presión.
No utilice flotadores.

Superficies especiales de apoyo

Nos referiremos a superficies especiales de apoyo, como aquellas superficies que han sido diseñadas específicamente para el manejo de la presión.
  • Paciente de riesgo bajo: Preferentemente superficies estáticas colchonetas-cojines estáticos de aire, colchonetas-colchones-cojines de fibras especiales como viscoelástica.
  • Pacientes de riesgo medio: Preferentemente superficies dinámicas colchonetas alternantes de aire de celdas medias,o superficies estáticas de altas prestaciones (colchones de espuma especiales, colchones colchonetas viscoelásticos.
  • Pacientes de riesgo alto: Superficies dinámicas colchones de aire alternante, colchonetas de aire alternante de grandes celdas.
Subir al menú

Educación

Debe implicarse a todos los cuidadores con el soporte del equipo asistencial en la planificación, ejecución y seguimiento de los cuidados de prevención.http://salud.discapnet.es/Castellano/Salud/educacion/manejo_enfermedad/Paginas/Prevenciónescaras.aspx

CODIGO G "14" El pasado mes de febrero de 2009 y como resultado de la reunión anual del Comité de Revisión y Actualización de la Organización Mundial de la Salud, (OMS) que tuvo lugar en Delhi, durante el mes de octubre de 2008, la Clasificación Internacional de Enfermedades, en su versión 10 (ICD-10) ha adjudicado un lugar específico al Síndrome Post-Polio (SPP) clasificándolo bajo el código "G14" y excluyéndolo del código B91 (Secuelas de poliomielitis), en el que antes ese organismo lo consideraba abarcado. Más informes www.postpoliolitaff.org

Poliomielitis3

Asociación Post Polio Litaff, A.C_APPLAC

ShareThis

Siendo que disfrutamos en nuestro país total libertad de expresión, hagamos uso de esta, si pretendemos lograr el objetivos primordial.

Solamente expresando denunciando es el camino conducente, si en México las personas con Discapacidad tomáramos este modelo nuestras circunstancias serían otras, asumamos que en parte de nuestra problemática es nuestra conducta, por ello la SSa no admite la existencia de SPP, así como en el INR, en parte somos nosotros responsables por no reclamar, denunciar directamente, QUE NO HAN HECHO UN SOLO DIAGNOSTICO DE Síndrome de Postpolio.

Requerimos declarar con veracidad y demostrar:

“Que estamos Vivos"

Una voz no lograra lo que UNIDOS todos podemos lograr.

Este año 2012 no se pudo dar avances en el tema de Síndrome Postpoliomielitico, por las circunstancias que vive nuestro país, “periodo electoral” pero no solo ha sido este año, en total 12 y concretamente 6 años que CONADIS no presto apoyo aun APPLAC,siendo la Lic. Liliana Marasco Garrido, Consejera Nacional de Salud

Atentamente

APPLAC


Etiquetas

Vídeo destacado

El Dr. Vallbona és President del Consell Assessor sobre l’Activitat Física i Promoció de la Salut a Catalunya del Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya.

¿Sabías qué?

¿Sabías qué?
La Discapacidad Solo Marca UNA Diferencia

amigos

MUSICA

Musica Sin Fronteras