APPLAC

Entrada destacada

Guía de práctica clínica sobre consejos rápidos para COVID-19 (2020)

Wuhan University Novel Coronavirus Management & Research Team and China International Exchange & Promotive Association for Medic...

Translate

flash

13/1/15

DEBIDO A LA FALTA DE LA VACUNA CONTRA LA POLIOMIELITIS


Liliana Marasco Garrido
 

DEBIDO A LA FALTA DE LA VACUNA CONTRA LA POLIOMIELITIS
La lucha continúa en el siglo XXI 

Lynda Angulo Arriola Año 2000


Debido a la falta de la vacuna contra la Poliomielitis, a sus 18 meses de edad, Liliana Marasco Garrido, fue una más de los cientos de mexicanos que contrajeron el virus a principios de los cincuenta.
Recuerdo que mí madre me solía contar las noches y días en que tuve altas temperaturas y mi cuerpo dejó de tener movimiento, ella me decía que me ocultaron muchos médicos y finalmente me diagnosticaron Poliomielitis. Cuando el virus llegó a su máxima manifestación, necesité un pulmón de acero para poder sobrevivir.

Desde entonces, junto con mi familia, emprendí una batalla por la vida. Por dieciocho años mi travesía de intensa atención médica; operaciones y grandes horas de filoterapia y dolor, me sacaron adelante. En ese tiempo tener Poliomielitis no sólo me afectó físicamente sino también emocionalmente, el rechazo de la gente por miedo al contagio, me hizo vivir aislada de todos, aunque no existía esa posibilidad.

Con la fuerza y entusiasmo de una adolescente salí bien librada de 32 cirugías. Mí mayor logro fue bailar a los 15 años sin aparatos, nunca olvidaré la sensación de libertad de esa noche, bailar y caminar sin ningún aditamento ortopédico. Más tarde a los 18 años, murió mi madre, quien me dejó los mejores ejemplos: valores, fuerza y tenacidad ante la vida.

A los 22 años realice un viaje a Europa, el cual me amplió mis conocimientos en la licenciatura de Historia del Arte; pero sufrí estragos en la rodilla izquierda al caminar demasiado. Tan pronto llegue a México, acudí al médico y tuve que operarme la pierna. La cirugía para corregir mi problema fue un éxito, pero viví una experiencia muy angustiante, entré en coma por siete meses, ya que desconocíamos que era fatal la administración de anestesia, debido a que tenía el síndrome Post Polio.

Volví a caminar durante 20 años gracias a la fisioterapia, ejercicios e hidromasajes. En este periodo conocí a mi esposo y concebimos dos hijas, aún cuando una mujer con Poliomielitis tiene dificultad de engendrar y dar a luz.Una luz en el camino

Una mañana como cualquier otra me dispuse a caminar y no lo logré nunca más. Acudí por más de 5 años a cuanto médico conocía o me recomendaban sin tener respuesta alguna. Los dolores de espalda, rodilla y ciática, poco a poco se fueron apoderando de mí.
Estuve muy grave y dos veces me diagnosticaron muerte clínica. En el año 1999, al navegar por Internet me enteré de un síndrome llamado Post­Polio (SPP) al leer sus características me identifique inmediatamente.
Finalmente, en el año 2000 fui diagnosticada por Carlos Vallbona, doctor de la clínica Tirr en Houston, como paciente de síndrome Post Polio en tercer grado, el cual es progresivo y anula toda posibilidad de mejoría por medio de cirugías u otros adelantos de la tecnología médica. Sentí frustración y pensé que todo lo que me habían realizado fue en vano. Me cuestioné mucho, pero finalmente encontré que esos años que pude caminar realicé grandes cosas, formé una familia y di gracias por haber sido mamá.

Actualmente uso un aparato ortopédico, muletas y silla eléctrica para deambular sin cansar a los pocos músculos que tengo, cuidando de esta manera mí energía muscular.

Efectos tardíos de la Poliomielitis.
Liliana Marasco Garrido, directora de la única Asociación Post­Polio en México, señaló que la Poliomielitis es una enfermedad infecciosa aguda, que puede atacar el sistema nervioso y destruir sus células encargadas del control de los músculos. Como consecuencia, los músculos afectados dejan de cumplir su función y se puede llegar a una parálisis irreversible. Se estima que existen más de 20.000 000 millones de personas que tienen polio en América y Europa con secuelas irreversibles en el aparato motor.

La polio afecta principalmente a niños menores de tres años, aunque puede presentarse a mayor edad e incluso en adultos. Se transmite por medio de las secreciones nasales y de la garganta o por la ruta fecal­oral. Esta última se puede contraer indirectamente por la exposición al alimento, al agua contaminada o directamente a través de contacto con la materia fecal de un individuo infectado. Una vez contraído este virus la persona puede convertirse en portador y continuar excretándolo por sus heces durante muchas semanas. Existen cuatro tipos reconocidos de Poliomielitis:

Portador asintomático, abortivo, no­paralítico y paralítico. Los dos primeros no poseen ningún efecto duradero. Sin embargo el tipo no­paralítico se caracteriza por náusea, dolor de cabeza, de garganta, de espalda y de cuello. Además, se presentan cambios en los reflejos y una elevada actividad celular en el líquido espinal.

Por otra parte, la poliomielitis paralítica muestra los mismos síntomas, más la debilidad en uno o más grupos de músculos. Se clasifica en espinal, este tipo es el más frecuente y se asocia con la implicación del tronco o de las extremidades; bulbar, los síntomas pueden incluir dificultad en tragar, parálisis facial y en la lengua; bulbo espinal, es severo y se asocia a la debilitación respiratoria.
La directora de la Asociación advirtió que algunas personas que fueron seriamente afectadas por la polio durante su juventud, hace 30 o 40 años, han notado que sus músculos, se han visto debilitados, inclusive aquellos que no habían sido dañados. Algunos enfermos experimentan grandes fatigas, dificultades en la respiración, problemas al tragar, molestias durante el sueño o dolores en los músculos y las articulaciones. Esta debilidad y cansancio que se presenta muchos años después de haber tenido polio se denomina síndrome de post­polio (SPP).

Los síntomas
El síndrome de Post Polio lo causa el abuso de sobrecarga muscular. Los nervios que fueron dañados por la polio y que han estado trabajando más de 30 años, se han agotado y ya no pueden aguantar más. Por eso se debilitan y hasta duelen después de décadas de hacer mucho trabajo con muy poco soporte muscular. Investigaciones realizadas por la Asociación revelaron que existen múltiples síntomas del SPP y se clasifican en dos grupos: el tipo óseo muscular y la atrofia muscular post­poliomielítica. La mayor parte de los individuos que padecieron Poliomielitis lo ignoran, por eso es importante que las personas que presentan secuelas se les puede prevenir:
Un individuo debe buscar consejo médico para eliminar otras posibles causas de sus síntomas no porque una persona haya tenido la enfermedad, la hace inmune de otras dolencias físicas. Se recomienda realizar una evaluación física completa, que incluye el examen de un especialista y completar pruebas de la función pulmonar, cardiacas y de fuerza muscular.
La modificación del estilo de vida, es la terapia más importante para la nueva etapa del paciente que ya presenta severa debilidad y atrofia muscular progresiva. Aprender a escuchar las señales del cuerpo es esencial para cualquier plan diseñado para reducir el desgaste adicional de la fuerza del músculo.

Los sobrevivientes de polio creen que al ejercitarse benefician a sus músculos, lo cual es un error, ya que se ven afectados en un 60% de sus neuronas motoras; aún los miembros musculares que no fueron atacados por la polio pierden aproximadamente un 40% de estas neuronas.
De igual manera el paciente de SPP con grandes actividades musculares pierde en promedio el 7% de su fuerza muscular por año, mientras que los sobrevivientes con una debilidad severa pueden perder hasta el 50%.
Asociación Post Polio Litaff A.C_APPLAC

Desde que Liliana fue diagnosticada de Post Polio en el año 2000, y al saber que no existe información, ni atención médica sobre este síndrome en México y Latinoamérica, se comprometió a constituir una asociación para ayudar y prestar servicio a la sociedad mexicana con estas características.
Así como también concientizar a los cuerpos médicos de que está comprobado científicamente que existe este padecimiento y difundir información al respecto entre los diferentes organismos de Salud Pública y Privada. Asociación Post Polio Litaff A.C_APPLAC
Sí es posible afirma Liliana Marasco Garrido diagnosticar Síndrome de Postpolio una enfermedad reconocida por la OMS que afirma: “Los pacientes con un historial médico de poliomielitis paralítica pueden presentar años después efectos tardíos o síndrome post-poliomielitis-paralítica”.
Quien pronuncie lo contrario, está fusionado en una campaña nociva que afecta a todas personas que padecen de Síndrome de Post Polio.

Entradas populares

Salk Institute

Polio Slade

Asociación Post Polio Litaff, A.C_APPLAC

Polio Nunca Más Parte I

Música de Relajación