APPLAC

Entrada destacada

Guía de práctica clínica sobre consejos rápidos para COVID-19 (2020)

Wuhan University Novel Coronavirus Management & Research Team and China International Exchange & Promotive Association for Medic...

Translate

flash

28/6/15

Medicina Integrativa







Se cree que los nombres de “Aloe Vera” y “Sávila” (también llamada) son de origen árabe, derivado de “alloeh” (“amargo y brillante”), y “cabira” (“planta espinosa”).
El Aloe Vera es una de las maravillas de la medicina natural. Conocida en el Antiguo Egipto como “la planta de la inmortalidad”. y también llamada también “la planta bíblica”, por las reiteradas menciones que se hace de ella en el Antiguo y Nuevo Testamento.
De las 300 variedades o especies reconocidas del género aloe, sólo dos se usan con fines medicinales: el Aloe ferox miller o Aloe del Cabo, a partir del cual se obtiene principalmente acíbar, y el Aloe barbadensis miller, a partir del cual se obtiene acíbar y gel de aloe.
El acíbar se obtiene dejando fluir el líquido que brota de la capa exterior de las hojas del Aloe vera cortadas transversalmente, colocándolo en un recipiente para su recolección. Se deja que se vaya espesando calentado por el sol o bien con calor artificial.
acibar
El acíbar contiene hasta un 20% de aloína, que es la responsable de su efecto laxante y contraindica su uso en niños menores de 6 años y embarazadas. Pulverizado es incorporado a preparados farmacéuticos laxantes.
El acíbar suele denominarse zumo de aloe y se tiene que saber diferenciar del jugo y el zumo obtenidos a partir del gel de Aloe barbadensis. Éste está libre de aloína y demás sustancias antraquinónicas laxantes, por lo que pueden tomarse con toda seguridad por vía oral. Se obtiene de la pulpa de las hojas carnosas del aloe, desprenden un jugo gelatinoso transparente y de sabor insípido.

Las propiedades del Aloe son múltiples:
. Es un excelente limpiador y antiséptico natural.
. Penetra fácilmente en la piel y en los tejidos (en algunas ocasiones cruzando siete capas distintas).
. Actúa como anestésico calmando todo tipo de dolores (especialmente los musculares y de las articulaciones) y tranquilizando los nervios.
. Posee una gran actividad bactericida y destruye numerosos tipos de virus y hongos.
. Es antiinflamatorio y antiprurítico (corta el picor).
. Es altamente nutritivo (contiene vitaminas, minerales y azúcares).
. Dilata los capilares sanguíneos incrementando la circulación en la zona afectada, descompone y destruye los tejidos muertos (incluyendo el pus), y favorece el crecimiento celular normal (acelera la curación de llagas y heridas).
. Hidrata los tejidos y es antipirético (elimina la sensación de calor en las llagas, úlceras e inflamaciones).
. Suplemento para el aparato digestivo en malas digestiones, síndrome de colon irritable y colitis.
Cuando la pulpa del Aloe Vera vaya a ser consumida internamente (vía oral) se separa de la corteza con una cuchara, o bien se pela la hoja con el cuchillo cortando seguidamente la pulpa en cubos, con cuidado de que no queden trozos de corteza para evitar su sabor amargo. Hay quienes prefieren molerla en una licuadora y tomarla mezclada con zumos de fruta o con miel, mientras que otros la toman en ensalada o directamente mordiendo la hoja recién pelada.
jugo-aloe
En los casos de problemas bucales, llagas, heridas por extracciones, gingivitis o estomatitis, se molerá la pulpa, manteniendo el gel en la boca todo el tiempo que sea posible y procurando que permanezca en contacto con la zona afectada.
En la utilización externa (vía tópica) se ha observado que los efectos son mucho más rápidos y contundentes cuando se aplica un trozo de hoja sobre la zona afectada, con la pulpa en contacto con la piel pero sin desprenderla de la corteza. Para mantenerla en su lugar se puede utilizar una venda o esparadrapo.
Cuando por las características de la lesión a tratar no sea posible mantener la corteza, se podrá extraer la pulpa con una cuchara, machacándola o moliéndola seguidamente para facilitar su aplicación. Antes de aplicar la pulpa es muy importante lavar bien la zona de la piel en la que se va a utilizar. Estudios realizados por el Dr. Ivan E. Danhof han demostrado que el Aloe penetra en la piel al menos cuatro veces más rápido que el agua. Ello le confiere una gran utilidad cuando es combinado con otros elementos nutritivos o curativos, pero es muy importante lavar cuidadosamente la piel antes de utilizarlo (sobre todo en las heridas y quemaduras), ya que de lo contrario podría introducir en el cuerpo la suciedad, las impurezas e incluso las bacterias y microbios acumulados sobre la piel. Las aplicaciones se pueden repetir cada hora, lavando siempre la piel antes de cada nueva aplicación.
En las quemaduras es importante recordar que cuanto antes se atiendan más rápida será su cura y menores las cicatrices. Se deberá aplicar generosamente pulpa de Aloe vera machacada o una buena crema comercial de áloe, varias veces al día.
En caso de quemaduras de cierta importancia es conveniente refrescar la zona afectada con agua corriente durante 15 o 20 minutos. De este modo se logra bajar la temperatura de la piel, impidiendo que siga quemándose por sí sola.
Para evitar las quemaduras de sol (y el consiguiente riesgo de contraer cáncer de piel) es conveniente aplicarse una buena crema de aloe al menos 20 minutos antes de exponerse a los rayos solares.
Todo el mudo debería tener en su casa una planta de Aloe. Su cuidado es sencillo: se planta alguno de los hijos que rodea la planta, dejándolos secar a la sombra. Debe evitarse el exceso de agua y tampoco tolera el frío por debajo de los 0º C. Sin embargo, es una planta muy resistente a las plagas y a la falta de agua.

Entradas populares

Salk Institute

Polio Slade

Asociación Post Polio Litaff, A.C_APPLAC

Polio Nunca Más Parte I

Música de Relajación