APPLAC

Entrada destacada

Guía de práctica clínica sobre consejos rápidos para COVID-19 (2020)

Wuhan University Novel Coronavirus Management & Research Team and China International Exchange & Promotive Association for Medic...

Translate

flash

30/12/12

La culpa es una de las emociones más destructivas


EL SENTIMIENTO DE CULPA


El sentimiento de culpa es una de las emociones más destructivas, y la mayoría de las personas la experimentamos en mayor o menor grado, tanto si es por algo que hemos hecho como por algo que no hemos sido capaces de hacer. No es un sentimiento agradable, por eso, cuando alguien nos pide algo que no queremos hacer, dudamos antes de negarnos por que tememos volver a experimentar ese terrible sentimiento.
Quizá valga la pena analizar qué es lo que nos hace sentirnos culpables y por qué tiene ese efecto sobre nosotros. La predisposición a sentirnos culpables puede haberse originado en la infancia, especialmente si teníamos el tipo de padres o profesores que nos hacían sentirnos culpables por cada falta, por pequeña que fuera, Es evidente que hemos cometido errores en el pasado, como todo el mundo. Todos podemos recordar acciones que desearíamos no haber hecho o palabras que preferiríamos no haber pronunciado. Recordar los errores del pasado es útil sólo cuando aprendemos de ellos. Mirar atrás para aumentar el sentimiento de culpa supone un gran derroche de energía. Sería mucho mejor darle la vuelta a esa energía y emplearla para algún propósito más positivo.
Si hay algo del pasado que le hace sentirse culpable, en vez de intentar confinarlo en algún lugar recóndito de su mente (donde le hará más daño), de téngase a estudiarlo y hágase unas cuantas preguntas.
. ¿Surgen los sentimientos de culpa debido a algún accidente o a una acción deliberada por su par te? La intención es muy importante en sus sentimientos. No es lo mismo romper accidentalmente un precioso ornamento que lanzarlo deliberadamente contra la pared, aunque el resultado final sea el mismo. Si ha cometido un error, lo único que puede hacer es tratar de remediarlo de la forma más apropia da posible y proponerse que no vuelva a suceder.
. ¿Ha cambiado su actitud o su conducta desde el día en que se produjo ese sentimiento de culpa? Si es así, siempre que el cambio sea para mejor, quizá tenga que sentirse agradecido porque esa situación le ha ayudado a ser mejor persona.
. ¿Su sentimiento de culpa se debe a las palabras de otra persona? Algunas personas se sienten muy bien echando la culpa de todo a los demás. En ese caso, reflexione detenidamente sobre la situación. ¿Hasta qué punto fue culpa suya y hasta qué punto esas palabras se debían a la inseguridad del acusador? En el caso de que ambos partan del mismo punto, ¿lo que a uno le parece mal también se lo parece al otro? Si no es así, ¿por qué acepta automáticamente que la opinión de la otra persona era la correcta?
Cura y oportunidad
A menudo nos preguntamos cómo hacer para liberarnos del sentimiento de culpa. Sabemos que aparece cuando tomamos consciencia de haber cometido errores. Sabemos también que no nos ayuda a mejorar, pues no es cuando nos arrepentimos que compensamos nuestros actos negativos, sino cuando practicamos actos de cualidad opuesta.
En realidad, el sentimiento de culpa provoca la pérdida de una energía que podría ser canalizada evolutivamente, quizá hasta para reparar el acto realizado. Pero, ¿cómo impedir que ese sentimiento tan desvitalizador se instale en nuestro ser?
El primer paso es comprender mejor por qué erramos. En general, lo hacemos por desconocer las leyes superiores de la existencia.
 Cuando desconocemos esas leyes nuestra responsabilidad por los errores es sólo parcial. No debemos, pues, culparnos por algo que no habríamos podido hacer de otra forma. Por el contrario, reconocer un error cometido indica un nuevo despertar de la consciencia, y por ello debemos alegrarnos.
El segundo paso es equilibrar nuestras faltas con acciones opuestas. únicamente nos corresponde reconocer la oportunidad y, ante ella, actuar de otra forma.
La persona inteligente y decidida a obrar con acierto no necesita caer en la trampa del sentimiento de culpa. Ella puede canalizar su energía hacia acciones positivas y así compensar efectivamente lo que hizo. Y, gracias a la situación de inquietud moral en la que se encuentra, puede sintonizarse con leyes superiores, incomprendidas por la mayoría. Una de ellas es la Ley del Amor-Sabiduría. Rige la práctica del amor universal que conduce a un equilibrio inclusivo. Otra es la Ley de la Purificación que actúa en consonancia con la Ley del Amor-Sabiduría. Por ella, nuestros cuerpos -el físico-etérico, el emocional y el mental- se liberan de ciertos elementos espurios que se les agregaron en el transcurso de las encarnaciones. La purificación puede darse por medio de un sufrimiento físico, moral o espiritual.
 Es común estar apegados a formas de vida que ya que no nos corresponden; por eso no siempre aceptamos de buen grado la purificación y solemos considerarla incómoda.
Para poder colaborar con el cumplimiento de la Ley de la Purificación, hemos de aceptarla. Sin embargo, no se trata de pasividad ni de indiferencia. Debemos serenarnos y saber que la purificación posibilita la conexión con niveles superiores de consciencia. De esta manera la energía armonizadora de la ley fluye y cura, retira obstáculos y residuos acumulados.
El universo utiliza la Ley de la Purificación no para castigarnos; él no es vengativo. Al aplicar esa ley, está conduciendo a las criaturas hacia el verdadero camino destinado para ellas.
Las limitaciones son negativas sólo cuando nos debatimos contra ellas como si fueran una prisión. Pero la consciencia humana, por más limitada que se considere, es sólo una pequeña parte de nuestro ser. Es apenas una proyección de nuestro yo universal y superior. Y la tarea actual de la humanidad es percibir su realidad trascendente, percibir niveles de existencia que están más allá de los conocidos en la materia más densa.
Un nuevo estado de consciencia comienza a hacerse presente en algunas personas, pero para ingresar efectivamente en él es necesario dirigirse al mundo interior y adherir con serenidad a la Ley de la Purificación, tan necesaria al cuerpo físico, al emocional y al mental.
El primer paso es prestar atención al mundo interior, a sus sugerencias e impulsos, e intentar no despreciarlos, incluso cuando hacen temblar las estructuras humanas.
De la Serie Síntesis de Charlas de Trigueirinho
Del libro: OPORTUNIDADES DE CRECIMIENTO
Editorial Kier

Entradas populares

Salk Institute

Polio Slade

Asociación Post Polio Litaff, A.C_APPLAC

Polio Nunca Más Parte I

Música de Relajación