APPLAC

Entrada destacada

Guía de práctica clínica sobre consejos rápidos para COVID-19 (2020)

Wuhan University Novel Coronavirus Management & Research Team and China International Exchange & Promotive Association for Medic...

Translate

flash

4/3/16

Hormona evitaría inyecciones de insulina en diabéticos


Científicos identificaron una hormona que podría aumentar notablemente el número de células productoras de insulina en ratones.
Nueva York, EUA.- Un grupo de científicos identificó una hormona que podría aumentar notablemente el número de células productoras de insulina en los ratones, un descubrimiento que en el futuro quizá sería capaz de conducir a un tratamiento para el tipo más común de diabetes.


Los seres humanos tienen su propia versión de esta hormona, y el nuevo estudio sugiere que aumentar el poderío de los diabéticos podría ayudarles a evitar las inyecciones de insulina.

Eso les daría mayor control sobre sus niveles de azúcar en la sangre, dijo Douglas Melton, de la Escuela de Medicina de Harvard, autor principal de un informe que publica el jueves la revista Cell.

Expertos que no participaron en el estudio advirtieron que otras sustancias han demostrado efectos similares en células de ratones pero no funcionaron en los seres humanos. Melton dijo que esta hormona es diferente debido a que su efecto es de una potencia inusual y solo está restringida a las células productoras de insulina.

Unas 371 millones de personas en el mundo padecen de diabetes, condición en que la insulina no llega a controlar los niveles de azúcar en la sangre. Un nivel elevado de azúcar en la sangre puede producir enfermedades cardíacas, apoplejías y fallas en riñones, ojos y sistema nervioso. 

Por lo menos el 90 % de las diabetes son de Tipo 2, y algunos de esos pacientes deben inyectarse insulina. Melton dijo que la hormona recientemente identificada podría algún día poner fin a la necesidad de inyecciones de insulina y ayudar a otros pacientes a evitarlas.

La insulina es producida por las células beta en el páncreas.

Melton y sus colaboradores identificaron la hormona que designaron betatrofina en los ratones. Cuando forzaron al hígado de los ratones a segregar más insertando copias extra del gen, el número de células beta se triplicó en comparación con los ratones no tratados. Los exámenes indicaron que las nuevas células funcionaron normalmente.



Obesidad causa síndrome de resistencia a la insulina

El síndrome de resistencia a la insulina se produce cuando dicha hormona no es capaz de metabolizar el azúcar ni de regular otras funcione


Guadalajara, Jalisco.- La obesidad es la principal evidencia del síndrome de resistencia a la insulina, alertó Miguel Escalante Pulido, titular de la jefatura de Endocrinología del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional de Occidente (CMNO) del IMSS en Jalisco. 

Explicó que en dicho síndrome aún cuando se produce dicha hormona, esta no es capaz de metabolizar el azúcar circulante ni de regular otras funciones importantes, de ahí que el riesgo de sufrir infartos cerebrales o cardiacos se incremente. 

Señaló que 90 por ciento de los obesos presenta dicha alteración, conocida también como síndrome metabólico, aún cuando no tengan cifras elevadas de glucosa.  Dijo que en personas delgadas, hasta 25 por ciento desarrollan este síndrome, en la resistencia a la insulina, la producción de esta sí ocurre, incluso en cantidades mayores a las normales; sin embargo, no desarrolla las funciones metabólicas y fisiológicas de forma adecuada. 

Comentó que quien la padece empieza a tener hipertensión arterial, quistes ováricos y se eleva la producción de ácidos grasos que se depositan en el hígado, en lo que se conoce como esteatosis hepática o hígado graso, entre otros efectos adversos. 


La resistencia a la insulina o síndrome metabólico se relaciona no solo condiabetes, sino con otras enfermedades como obesidad, hipertensión arterial, dislipidemias (colesterol y triglicéridos altos) y fenómenos de alta coagulabilidad, todo esto puede ocurrir aún sin tener la glucosa elevada, apuntó. 


Explicó que por tratarse de un síndrome, el daño potencial de la resistencia a lainsulina se extiende a diferentes órganos y sistemas, dependiendo del caso, por ejemplo los obesos van a tener problemas para respirar, se llama disnea e incluso al dormir van a tener también dificultad respiratoria o apnea del sueño. 

Por su parte, los que debido a la resistencia a la insulina desarrollan hipertensión, sufren de dolores de cabeza intensos, así como de latido cardiaco acelerado -palpitaciones-, mientras que en los diabéticos con este síndrome, la pérdida rápida de peso y la necesidad frecuente de orinar, son datos característicos. 

Resaltó que dado que se trata de un síndrome que aparece aún en personas nodiabéticas, una intervención en ese momento puede evitar esta peligrosa transición.  De manera que ajustes en la dieta y actividad física en general, pero muy particularmente en personas obesas, son importantes para que al bajar de peso seelimine la resistencia a la insulina, estableció. 

Destacó que la fatiga y cansancio frecuentes son también evidencia de síndrome metabólico, muchos de quienes lo padecen, pueden estar sin síntoma alguno, de ahí la recomendación de que al menos una vez al año se procure un chequeo médico. 
APPLAC, brinda información sobre temas de la Salud que son de suma importancia para todo tipo de publico, sin embargo, uno de los factores del Síndrome Metabólico es el exceso de peso, desafortunadamente muchas personas con lesión medular y con Síndrome Post Polio que no deambulan, por falta de ejercicio tiene mayor riesgo de padecer Diabetes, consultar periódicamente a su médico, es el mejor medio Preventivo.

CODIGO G "14" El pasado mes de febrero de 2009 y como resultado de la reunión anual del Comité de Revisión y Actualización de la Organización Mundial de la Salud, (OMS) que tuvo lugar en Delhi, durante el mes de octubre de 2008, la Clasificación Internacional de Enfermedades, en su versión 10 (ICD-10) ha adjudicado un lugar específico al Síndrome Post-Polio (SPP) clasificándolo bajo el código "G14" y excluyéndolo del código B91 (Secuelas de poliomielitis), en el que antes ese organismo lo consideraba abarcado Más informes

Entradas populares

Salk Institute

Polio Slade

Asociación Post Polio Litaff, A.C_APPLAC

Polio Nunca Más Parte I

Música de Relajación