APPLAC

Entrada destacada

Guía de práctica clínica sobre consejos rápidos para COVID-19 (2020)

Wuhan University Novel Coronavirus Management & Research Team and China International Exchange & Promotive Association for Medic...

Translate

flash

25/5/16

Kiwi: sabrosa nutrición


Imagen: genious2000de
La denominación latina del kiwi, Actinidia chinensis deliciosa, da dos pistas sobre Breve (e interesante) historia del kiwi
El kiwi no empezó a cultivarse hasta hace unos 300 años pese, a que en China, de donde es originaria esta fruta, crecía de forma silvestre miles de años antes. Esto diferencia al kiwi de otras frutas, como la manzana, que ya se cultivaba en el Cáucaso hace 6.000 años, según se lee en el 'Diccionario de frutas' de la Asociación 5 al día. En el mismo diccionario se detalla que a principios de 1900 se desarrollaron, en Nueva Zelanda, las técnicas que permitieron producir el kiwi tal y como se conoce en la actualidad, es decir, un fruto grande, con una pulpa jugosa y agradable. Desde entonces hasta ahora, la popularidad de esta fruta en el mundo no ha dejado de aumentar.
Una curiosidad para destacar es que el kiwi es una de las pocas frutas que mantiene su color verde incluso cuando está madura. Esto se debe a su elevado contenido en clorofila que, a diferencia de lo que ocurre con otras frutas, no desaparece en el proceso de maduración. En cuanto al color amarillo, naranja o incluso rojo que se puede observar en algunas variedades de kiwis, se justifica por su alto contenido en unos pigmentos que enmascaran el verde de la clorofila: carotenoides y antocianinas.

Kiwi: sabrosa nutrición

Para conocer el valor nutricional de un alimento, los expertos en nutrición recurren a las llamadas  ablas de composición nutricional", de las que se trata en el artículo

 'Cinco herramientas para conocer la composición de los alimentos'.

Una de las más fiables es la base de datos de composición de los alimentos del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. La valoración completa del kiwi se encuentra en una ficha denominada "Kiwifruit, green, raw" (kiwi, verde, crudo). De la larga lista de datos nutricionales que aparecen en ella es preciso saber varias cosas:
  • La primera tiene que ver con el 9% de azúcares que tiene el kiwi: la ingesta de los azúcares de las frutas enteras no eleva el riesgo de caries, obesidad u otras enfermedades relacionadas con la obesidad, como la diabetes tipo 2. Así lo ha indicado la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su última guía relacionada con esta cuestión. La OMS, de hecho, ha insistido en ello en su cuenta de Twitter: el 18 de julio de 2015 esta entidad señalaba que "las directrices sobre la ingesta diaria de azúcares libres no se refieren a los azúcares de las frutas y verduras, ni a los azúcares presentes de forma natural en la leche". Para la OMS los azúcares que hay que limitar ("azúcares libres") son los añadidos a los alimentos o a las bebidas por el fabricante, cocinero o consumidor, además de los azúcares "naturalmente presentes en la miel, jarabes, zumos de frutas y zumos concentrados de frutas".
  • Del resto de nutrientes es imprescindible citar la elevada cantidad de vitamina C del kiwi, similar o superior a la de los cítricos. De hecho, muchas personas toman esta fruta atraídas por la alta cantidad de vitamina C que contiene. No obstante, en contra de lo que piensa la mayoría de la población, hay pocas pruebas que sustenten que esta vitamina sea efectiva para prevenir o tratar el constipado, tal y como mostraron los doctores Michael Allan y Bruce Arroll en febrero de 2014 en la revista científica Canadian Medical Association Journal. En realidad, la gran mayoría de los españoles toman una suficiente cantidad de vitamina C, según reveló la encuesta ENIDE (Encuesta Nacional de Ingesta Dietética).
  • Conviene destacar, en cualquier caso, el contenido en fibra del kiwi. Si se revisa al reglamento 1924/2006 relativo a las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables en los alimentos, se constata que, al menos desde un punto de vista legal, un alimento es "rico en fibra" si aporta 3 gramos de fibra, o más, por cada 100 kilocalorías. El kiwi contiene 5 gramos de fibra en cada 100 kilocalorías, por lo que no extraña que el 'Diccionario de frutas' indique que sea "un alimento recomendable para la prevención y el tratamiento del estreñimiento".

Estudios controlados sobre kiwi y salud

Existen investigaciones que muestran que el consumo regular de kiwi podría disminuir el riesgo cardiovascular. Duttaroy y Jørgensen, científicos de la Universidad de Olso (Noruega), publicaron en agosto de 2004, en la revista Platelets, un trabajo que observó que consumir de dos a tres kiwis al día durante 28 días puede reducir de forma considerable diversos marcadores del riesgo cardiovascular. A modo de ejemplo, los niveles de triglicéridos disminuyeron un 15% más en el grupo que tomó kiwis que en el que no los tomó. Constató un efecto similar un estudio publicado en mayo de 2011 en la revista Nutrition Journal.
Pero la comunidad científica es cada vez más partidaria de enfocar los beneficios para la salud de la alimentación en función no tanto de lo que se ingiere, sino más bien de lo que no. En el caso del kiwi, es posible preguntarse si las mejoras que se observan en la salud de los consumidores se pueden atribuir a las propiedades antioxidantes del kiwi (por poner un ejemplo), o al hecho de que la ingesta de esta fruta ha desplazado el consumo de productos insanos, muy frecuentes en la dieta occidental.
Y es que mientras que existe discusión sobre qué justifica los beneficios del consumo de productos vegetales poco procesados, no la hay sobre los perjuicios de los alimentos "malsanos", como los denomina la OMS. Profundizó en esta cuestión el artículo 'La mala alimentación supera nuestro consumo de alimentos sanos'.

CODIGO G "14" El pasado mes de febrero de 2009 y como resultado de la reunión anual del Comité de Revisión y Actualización de la Organización Mundial de la Salud, (OMS) que tuvo lugar en Delhi, durante el mes de octubre de 2008, la Clasificación Internacional de Enfermedades, en su versión 10 (ICD-10) ha adjudicado un lugar específico al Síndrome Post-Polio (SPP) clasificándolo bajo el código "G14" y excluyéndolo del código B91 (Secuelas de poliomielitis), en el que antes ese organismo lo consideraba abarcado

Entradas populares

Salk Institute

Polio Slade

Asociación Post Polio Litaff, A.C_APPLAC

Polio Nunca Más Parte I

Música de Relajación