APPLAC

Entrada destacada

Guía de práctica clínica sobre consejos rápidos para COVID-19 (2020)

Wuhan University Novel Coronavirus Management & Research Team and China International Exchange & Promotive Association for Medic...

Translate

flash

25/6/16

EL SINTROM Y LA DIETA. ¿QUÉ DEBE COMER EL PACIENTE CON ANTICOAGULANTES?


POR MARÍA CORONADO. Diplomada en Nutrición Humana y Dietética; y Lic. en Ciencias y Tecnología de los Alimentos//Centro Médico Águilas
C/Canalejas Nº 11 656 26 33 76 968 41 33 87
Captura7A diario, cada vez son más frecuentes, los pacientes que acuden a la consulta para establecer un plan dietético con problemas de coagulación.
Son un 56% las personas con fibrilación auricular no valvular (arritmia cardiaca), un 23% tienen problemas en las válvulas del corazón, un 16% padecen de trombosis venosa o embolia pulmonar, todos ellos suelen seguir un tratamiento con anticoagulantes. La mayoría toma Sintrom (el 89%), es el anticoagulante oral clásico por excelencia, además de que se exige al paciente tener controles periódicos en su centro de salud por si hiciera falta un reajuste en su dosis.
El tratamiento con anticoagulantes como Acenocumarol (Sintrom) o Warfarina
(Aldocumar), por su acción antivitamínica K, se ve influenciado por la ingesta
de vitamina K a través de los alimentos de nuestra dieta. Conocer el contenido
en vitamina K de los alimentos más usuales que consumimos es, por tanto, muy importante y aquí entramos en función el nutricionista-dietista.
La finalidad de los anticoagulantes orales clásicos es prolongar el tiempo habitual de formación de un coágulo. Este tiempo se mide en el laboratorio y se valora en una escala del 1 al 5 llamada Índice Internacional Normalizado (INR, por sus siglas en inglés). El rango normal para una persona sana es de 0,9 a 1,3. El INR para la mayoría de los pacientes en tratamiento con Sintrom está comprendido entre 2 y 3, ya que en este rango se optimizan la eficacia y la seguridad del tratamiento. Ahora bien, la interacción con otros fármacos, la existencia de otras enfermedades, los factores genéticos del paciente y su alimentación son elementos que hacen oscilar el INR.
Para mantener concentraciones constantes de vitamina K en sangre recomiendo una “dieta mediterránea variada y evitar la ingesta excesiva de vegetales de hojas verdes, como té verde, espinacas, coles de bruselas, col, brócoli, coliflor, berros, endivias, lechuga y tomate verde”.
Dicho esto, mi consejo es uno básicamente: comer de todo, equilibrado y variado. Una persona con tratamiento con anticoagulantes puede y debe comer de todo. Lo que no puede es variar bruscamente su dieta ni comer en exceso un determinado alimento.
RECOMENDACIONES NUTRICIONALES CUANDO SE TOMA SINTROM
Verduras, hortalizas y frutas frescas son imprescindibles
Utilizar aceite de oliva virgen extra para aliñar, en cantidades similares cada día.
Tomar 2 ó 3 piezas de fruta variada cada día excepto kiwi, mango o papaya, cuyo consumo debe controlarse para que no haya picos.
La base de la dieta deben constituirla los cereales: pan, arroz y pastas, preferiblemente integrales.
Las legumbres deben tomarse de dos a 4 veces por semana: no contienen mucha vitamina K, excepto algunas clases de soja fermentada, que es aconsejable no tomar.
La carne y el pescado no interactúan, salvo el hígado y otras vísceras.
Se recomiendan dos raciones diarias de lácteos, mejor desnatados. Su aporte de vitamina K es bajo, salvo la mantequilla y el queso curado
No conviene tomar en grandes cantidades perejil ni curry. Tampoco ajo y cebolla, y nunca ingerirlos en perlas o pastillas, para evitar descompensaciones.
El café, té verde y manzanilla también pueden tener una leve interacción.
No tomar plantas ni suplementos vitamínicos sin consultar al médico, en relación con un tratamiento con anticoagulantes.
ALIMENTOS RICOS EN VITAMINA K
A continuación muestro tres listas de alimentos ordenados por su contenido de Vitamina K. A la hora de consumirlos debemos tener muy en cuenta tanto su nivel de vitamina como la forma en que los ingerimos, con el fin de evitar descompensaciones en el INR:
ALTO: no deben tomarse demasiados a la vez, ni de forma descompensada
Espinacas, brócoli, repollo, lechuga, endibias, coles, acelgas, perejil, aceite de soja y colza.
MEDIO: se pueden tomar con regularidad, pero no de forma descompensada
Espárragos, aguacates, guisantes y coliflor. Kiwi, aceite de oliva, mantequilla, margarina, frutas desecadas, bollería hígado y queso curado.
BAJO: se pueden tomar cuando se desee Judías verdes, champiñones, pepino, pimiento, tomate, manzana, naranja, plátano y otras frutas. Pan, pasta y cereales, carne y pescado, leche y derivados y frutos secos.

CODIGO G "14" El pasado mes de febrero de 2009 y como resultado de la reunión anual del Comité de Revisión y Actualización de la Organización Mundial de la Salud, (OMS) que tuvo lugar en Delhi, durante el mes de octubre de 2008, la Clasificación Internacional de Enfermedades, en su versión 10 (ICD-10) ha adjudicado un lugar específico al Síndrome Post-Polio (SPP) clasificándolo bajo el código "G14" y excluyéndolo del código B91 (Secuelas de poliomielitis), en el que antes ese organismo lo consideraba abarcado 

Entradas populares

Salk Institute

Polio Slade

Asociación Post Polio Litaff, A.C_APPLAC

Polio Nunca Más Parte I

Música de Relajación